Sobre cambios y recambios


Si alguna palabra puede definir lo que está ocurriendo en la vida política después de las pasadas elecciones del 24 de mayo son “cambio” y “pactos”. Los viejos partidos se afanan en ponerse las mejores galas para conquistar a los nuevos protagonistas mientras que los recién llegados se hacen de rogar, se dejan querer mientras se pavonean de todo lo que ha cambiado sólo en unos días en los que ellos están en este mundillo.

Sí, es cierto que algunas cosas están cambiando pero algunos votantes empiezan a darse cuenta de que el panorama al que nos enfrentamos no se parece demasiado a ese mundo idílico que pensaban, puesto que esta negociación más bien parece un mercadeo de puestos.

Es verdad que se producen dimisiones de imputados que facilitan los pactos pero lo que no se dice es que con esas dimisiones no se garantiza un cambio de política y los que apoyen al PP en la comunidad de Madrid o Murcia siguen manteniendo a aquellos que han generado un sistema corrupto que no ha cambiado ya que los actores son los mismos. A ver, que yo lo entienda, Sr. Rivera: se trata de decir claro si está o no en la línea de apoyar a Cifuentes. Queremos saber qué políticas está pactando para los madrileños, qué compromisos está estableciendo con los gobernantes del PP madrileño para evitar el sistema corrupto que ha llevado a esa comunidad al despilfarro y la corrupción. De eso no habla nadie.

En el otro lado no van mejor las cosas: Iglesias dice que Sánchez (el PSOE) ha cambiado. Pero no nos dice en qué, no nos dice para qué, no nos dice en qué va a consistir el conjunto de pactos sobre la vida de los ciudadanos. Nos cuenta que ha comido tortilla pero no nos dice qué han decidido sobre las ayudas a las familias más necesitadas.

Quizás lo más llamativo sea la definición que la aspirante valenciana Mónica Oltra ofrece sobre lo que para ella representan estas negociaciones: Un intercambio de cromos, es decir, te cambio la presidencia de la comunidad (cromo Messi) por el cromo ayuntamiento (cromo Coyote de peor intercambio). Huele a vieja política y un poco a podredumbre.

Si algo se pone en evidencia en todo este baile de negociaciones es la auténtica falta de transparencia a la hora de saber qué se está negociando sobre el futuro y la mejor vida de los ciudadanos y cómo se anteponen los cromos de un lugar por los de otro sin importar pueblo, ciudad o comunidad autónoma. En Andalucía se juega a mantener un sistema que ha generado una corrupción institucionalizada en casos como Mercasevilla o los ERE. En Murcia se olvidan de aeropuertos y demás despilfarros así como corrupciones de todo tipo. Una muestra más de ese intercambio es que Ciudadanos gobierna directamente en Murcia sin contar ni con los diputados elegidos hace unos días (yo que los conozco he de reconocer que a mí también me daría miedo dejar en sus manos estas decisiones). ¿Intercambio de cromos entre Madrid y Murcia pactado ayer en Moncloa? Una vez más se anteponen los intereses de los partidos a los de los ciudadanos y ahora hay 4 para comer de la tarta.

El resultado de este desquiciado y aberrante sistema de intercambios de intereses partidistas será que Bildu gobernará Pamplona con el apoyo de Podemos y demás. Iglesias intenta venderlo de la forma más infame: apoyar a asesinos con la simple muletilla de luchar contra la corrupción navarra: ¿qué corrupción Sr. Iglesias?

Mientras intercambian alcaldía de Madrid, de Valencia, Sevilla y demás ciudadades por toda la geografía nacional entre partidos y negocian gobiernos de comunidades o sillas en las mesas de los parlamentos, los ciudadanos no sabemos nada sobre qué se negocia y a qué precio. Tendremos que seguir esperando otros cuatro años hasta que comiencen a aparecer en los medios de comunicación los nuevos casos de corrupción ahora con más variedad de colores.

Una democracia moderna y madura debería comenzar por establecer un sistema de pactos transparente en el que se publiquen los acuerdos y en el que se haga un seguimiento temporal de su cumplimiento. Lo que estamos viendo es un giro de 360º, es decir, cambiarlo todo para que nada cambie.

Algunos empezarán a pensar que para este cambio igual estábamos mejor antes: ¿no será eso lo que buscaban los que ensalzaron a Podemos y a Ciudadanos para acabar con IU y con UPyD?

Anuncios

Acerca de @juanmacapa

Profesor de Latín y griego en el I.E.S. Rambla de Nogalte de Puerto Lumbreras
Esta entrada fue publicada en Elecciones municipales, General, Ideario político, Política general, upyd y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Puedes escribir un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s