No haré huelga el próximo 29


Vaya por delante que respeto el derecho de cada ciudadano a hacer huelga y manifestar su descontento con la libertad democrática que se debe. Me gustaría explicar brevemente las razones que me han llevado a tomar la decisión de no hacer huelga el próximo día 29.

Yo no estoy de acuerdo con la reforma laboral que ha presentado el gobierno porque supone un evidente recorte en los derechos laborales de los trabajadores y no va a servir para crear nuevos puestos de trabajo, salvo a precio de saldo y a cambio de simple subsistencia. Creo que debería ser profundamente modificada en su trámite parlamentario y todos debemos exigir a nuestros representantes en el congreso un esfuerzo para que presenten las enmiendas que cambien su actual formulación.

Pero esta huelga no se ha convocado sólo contra la reforma general del gobierno de Rajoy sino contra cualquier propuesta que suponga una modificación del actual sistema de trabajo y en eso yo ya no estoy de acuerdo porque creo que sí es imprescindible una reforma en profundidad de todo el sistema actual de contratación que distingue entre dos tipos básico de contratos: unos con derechos adquiridos y “de primera” frente a los nuevos contratos con un carácter mucho más precario.

Lo que esta reforma debería ofrecer es un único contrato indefinido que sustituyera a toda la variedad actual y que garantizara los mismos derechos para todos. Ese contrato debería llevar un sistema de indemnizaciones por despido crecientes con el tiempo trabajado. En definitiva,  un sistema igual para todos con una indemnización mayor a medida que aumenta el tiempo trabajado. Los contratos temporales quedarían reducidos a casos realmente excepcionales como en sustituciones, agricultura o temporadas turísticas. Esta es la reforma laboral que ha propuesto UPyD desde su programa electoral y contra esta también están los sindicatos por lo que yo no puedo apoyar esta huelga.

Además la huelga se realiza como un acto de oposición al gobierno por aquellos que prefieren hacer en la calle la política que no pueden o no saben hacer en el parlamento. No creo que la función de nuestros representantes parlamentarios sea apoyar una huelga sino que deberían centrarse en una oposición parlamentaria en la que evitar una crispación innecesaria sobre todo en el momento tan delicado que vivimos con millones de personas en paro. Me parece una irresponsabilidad política echar a la calle a la gente a protestar cuando hace poco propiciaban o callaban ante recortes sociales y laborales muy similares realizados por el anterior gobierno socialista.

Por último tampoco estoy de acuerdo con la actitud de los sindicatos, más preocupados de sus propios intereses que de los de los trabajadores. Es verdad que la labor que muchos de ellos realizan en defensa de los derechos de todos los que tenemos la suerte de trabajar es positiva, pero no es menos cierto que a cambio de ello gozan de unos privilegios que no deberían tener y que propician situaciones abusivas como las que saltan a la opinión pública constantemente. Deslegitima a esos que no dan ejemplo mientras nos recortaban salarios, empeoraban nuestras pensiones, subían impuestos directos o indirectos o bajaban las pensiones. Los privilegios de liberados y subvenciones deberían eliminarse por completo para hacer de verdad unos sindicatos independientes del poder político que puedan cumplir con su función de servicio a los trabajadores.

Hago un llamamiento a los sindicatos y a las fuerzas políticas que les apoyan en esta huelga para que dejen posturas inmovilistas y conservadoras que pretenden mantener esta dualidad de contratación actual manifiestamente injusta, sobre todo con jóvenes, mujeres e inmigrantes y que ha sido responsable en gran medida del actual paro en España, sobre todo en el juvenil.

Por último me gustaría recordar que igual que debe respetarse el derecho de los ciudadanos a hacer huelga también se respete el derecho al trabajo de los que queremos ejercerlo ese día. La utilización de piquetes “informativos” pretende intimidar a los trabajadores y deberían prohibirse completamente. Espero que no haya ni un solo caso de alguien que increpa a un trabajador por hacer huelga del mismo modo que al contrario.

Acerca de @juanmacapa

Profesor de Latín y griego en el I.E.S. Rambla de Nogalte de Puerto Lumbreras
Esta entrada fue publicada en Diario, Economía, General, huelga, Ideario político, Política general, upyd y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Puedes escribir un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s