A una semana de las elecciones


Estamos en el ecuador de esta campaña y hay varias cosas que ya nos van quedando claras. Una de las cosas que más me está sorprendiendo es la actitud de los dos grandes partidos por su falta de actividad. Parece que han dejado ir a su ritmo la campaña, centrando todo en los debates y el posterior análisis y reanálisis como método de estar metidos en las casas de todos día y noche.

No es que me haya sorprendido la actitud de enfrentamiento de los dos partidos viejos ya que es algo tradicional la falta de propuestas reales y el centrarse sólo en el discurso del “y tú más”. PPSOE hacen programas electorales para que nadie los lea porque en ellos sólo aparecen vaguedades y generalidades que luego se encargan de lanzar o recortar según convenga en los cinco minutos de mitin del día que aparecerán en todos los informativos de televisión. Es una campaña prefabricada en la que no hay propuestas sino sólo imagen. El ejemplo más evidente fue la discusión sobre el color de la corbata o las actitudes corporales de los candidatos con R del debate a dos que sufrimos el otro día.

Hasta ahora los ciudadanos teníamos muy difícil buscar alternativas a todo eso. IU era más de lo mismo pero con menos medios y lo de los nacionalistas es sólo cuestión de buscar un trozo de tarta con la que poder repartirse la mayor parte del pastel. Los ciudadanos teníamos que decidir con la nariz tapada por lo menos malo o quedarnos en casa. En cualquier caso un proceso electoral se había convertido en algo triste porque al salir del colegio electoral ya te estabas arrepintiendo de lo que habías votado.

Hace casi cuatro años que a mí no me pasa eso. Cuando voy a votar lo hago con alegría y cuando salgo del colegio estoy contento y satisfecho. Desde las pasadas elecciones generales voto con alegría porque no voto contra nadie, no voto para que el otro no salga, no voto porque uno me produce menos desconfianza que el otro, voto dándome el gustazo de votar lo que me da la gana.

Antes me decían que mi voto era útil si servía para quitar al otro de enmedio, me decían que votar otras opciones era tirar el voto a la basura. Ahora ya sé qué es votar útil: votar UPyD representa votar en positivo, votar para que hagan las cosas que creo que son necesarias para que España salga adelante. Voy a votar a UPyD porque he leído su programa electoral y estoy de acuerdo con las cosas que propone frente a lo que me han dicho las dos R. Estoy convencido de que ese voto servirá para cambiar la ley electoral, para que las competencias de educación y sanidad vuelvan al estado, para que se garantice una financiación autonómica igual para todos, para que se luche contra los privilegios de los políticos, para despolitizar las cajas de ahorros, para que PPSOE no meta la mano en la justicia. Por todo eso es por lo que estoy convencido de que CADA VOTO VALE.

Acerca de @juanmacapa

Profesor de Latín y griego en el I.E.S. Rambla de Nogalte de Puerto Lumbreras
Esta entrada fue publicada en Diario, General, Ideario político, Política general, upyd y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A una semana de las elecciones

  1. ANUNU (Compostela) dijo:

    Muy bueno, me gusta y comparto tu opinión. Yo tambien me doy el gustazo de votar lo que quiero…voto a UPyD y más que nada lo hago por que me siento mejor y les creo……¿seré un poco egoista?..puede, pero me siento bien. ¡¡PROBARLO!!

Puedes escribir un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s